Curso Día 1

“El derecho de autodeterminación no es aplicable al caso de Cataluña, ya que ni es una colonia ni está sometida a un gobierno despótico”

El profesor Andrés de Blas, catedrático de Ciencia Política de la UNED, ha impartido la conferencia “El futuro de la organización territorial de España”. Su charla ha girado en torno a 5 temas sobre la problemática de la organización territorial del Estado y su reforma.

En primer lugar Andrés de Blas ha analizado el origen del Estado autonómico. El profesor ha indicado que el Estado autonómico surge en España con el objetivo de integrar los nacionalismos periféricos. Para el profesor De Blas, es una equivocación pensar que sólo las concesiones autonómicas a los nacionalismos son la causa de la configuración del estado autonómico en la transión, fue un pacto entre partidos y esa fue la solución que más consenso obtubo. En cambio, no fue posible dar un estatuto a los nacionalismos desde una perspectiva republicana. Realmente se creo un sistema de autonomías de primera clase y segunda clase en la configuración que ordena la Constitución.

En segundo lugar, el profesor ha expuesto el carácter federal del estado creado por la Constitución de 1978.
El profesor nos indica que el Estado autonómico actual tiene muchas características del Estado federal, tanto a nivel administrativo como a nivel de autogobierno. Otro rasgo que se asemeja al Estado federal, es una cultura política federal que hace que haya una fidelidad a la Constitución. Este rasgo es fundamental para el funcionamiento en esta configuración del Estado. También ha señalado que uno de los aspectos negativos de la configuración del  Estado autonómico es el funcionamiento del senado. La organización del senado y su estructura no es similar a un estado federal. Lo que no cabe es intentar llevar el estado autonómico a una reforma que suponga acercarse a un modelo confederal que llevaría a la destrucción del Estado.

En tercer lugar, el profesor De Blas se ha detenido a analizar la idea de nación española en la organización territorial del Estado. Toda las constituciones históricas españolas reconocen la idea de nación española. Una excepción a todo esto es la Constitución republicana de 1931 donde desaparece la mencíon a la nacionalidad española en sus artículos iniciales para dar un sitio al nacionalismo catalán, lo cual no supone que en el desarrollo de la Constitución si haga referencia al concepto de nación española. En el momento de la creación de la Constitución de 1978 existió también esa tentación. El texto propuesto por el PSOE sólo hacía referencia a las nacionalidades regionales de España. La UCD era reticente a este reconocimiento de la nacionalidades periféricas. Como resultado de esta cuestión, se llega a un pacto donde  finalmente se reconoce la idea de nación española claramente en su articulado inicial.

En cuarto lugar, Andrés de Blas ha comentado los posibles de defectos del Estado autonómico que una reforma llevaría a solucionar. En el Estado autonómico las funciones del Estado central quedan en entredicho al ceder la gestión del Estado del bienestar a las Comunidades Autonómicas. El Estado central no ha sabido delimitar las competencias con claridad y se diluyen en la transferencia hacia el Estado autonómico.

Finalmente, el profesor ha expuesto las críticas actuales al Estado autonómico. Una de las críticas actuales es el coste económico de este tipo de Estado. Este coste esta presente siempre en las críticas desde posturas ideológicas liberales. Pero la crítica fundamental del Estado autonómico surge de los nacionalismos periféricos y aquí aparece el problema del secesionismo. El profesor De Blas ha indicado que el derecho de autodeterminación exige una regulación y un fundamento. Antes de la Segunda Guerra Mundial, el derecho de autodeterminación surge por la voluntad de las grandes potencias para determinar quién tenía el derecho de poder llevar a cabo la autodeterminación. Después se regula por derecho y permite ejercer este derecho a las naciones que están sometidas a regímenes opresores. Por lo tanto, el marco de derecho actual no permite aplicar el derecho de autodeterminación al caso de Cataluña ya que ni es una colonia de España ni está sometida a un gobierno ajeno o despótico.

Por lo tanto sólo se podría conseguir esa secesión atendiéndonos a la Constitución y a su reforma de los artículos fundamentales con las consecuencias que ello conlleva: reforma, votación de 2/3, referéndum a todo el pueblo español y disolución de las Cortes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *